boda en convent de blanes jesus mohedano

Este verano, tuve la suerte de fotografiar la boda en el Convent de Blanes en Girona de P y J.

El día, fue testigo de miradas, abrazos, emociones y nervios a flor de piel. El sol brillaba ahí arriba, los pájaros revoloteaban de un lado a otro y se podía respirar la brisa del mar.

Antes de la ceremonia, tuve el placer de compartir con los novios uno de los momentos más especiales, prepararse para su gran día , a muy pocos , la novia llevaba un vestido precioso y el novio un Smoking blanco muy elegante.

Estaban emocionados, nerviosos y con esas cosquillas revoloteando por todas partes. Sus miradas eran pura ilusión, su gran día estaba a punto de comenzar.

El enlace se celebró en un jardín muy cercano, un lugar espectacular, todo decorado de forma natural para que los invitados se sintieran como en casa. Las vistas al mar eran impresionantes y todo estaba cuidado con mucho detalle.

Uno de los momentos más emotivos fue la entrada de la novia a la ceremonia bajando las escaleras y recorriendo el pasillo hasta llegar al altar, los novios se colocaron de cara a sus invitados, lo que hizo aun más emotiva la ceremonia de su boda.

Un gran sí quiero, un gran beso, lagrimas, muchas emociones y un pasillo espectacular que hicieron sus invitados para felicitarles por su boda.

Después de la ceremonia, aprovechamos las vistas tan privilegiadas del lugar para realizar su sesión de fotos de boda, uno de mis momentos favoritos de una boda.

Llegamos al atardecer, donde los novios disfrutaron de un coctel  excepcional con sus invitados, la decoración era impresionante, las vistas al mar, la iluminación, todo era espectacular, después del coctel se sentaron a cenar con sus invitados, lo pasaron en grande, vivieron momentos muy emocionantes durante la cena. 

Ya después dieron paso a la fiesta, donde hubo muchísima diversión, risas y bailes hasta altas horas de la madrugada.

CERRAR MENÚ